top of page
Buscar

Antes de morir, pagó $ 50 millones a un abogado y atendió llamadas telefónicas


Poco antes de morir, el Teniente Coronel Oscar Dávila pagó $ 50 millones de pesos en efectivo en la oficina del abogado Miguel Ángel del Rio, quien lo representaría por su presunta participación en el caso de las chuzadas contra exempleadas de Laura Sarabia, ex jefe de gabinete del Presidente Gustavo Petro.


Asimismo, en la fatídica tarde de su muerte, el Coronel Dávila atendió la llamada de una periodista, quien lo requería por el escandaloso caso de las chuzadas y del polígrafo al que fue sometida la exempleada de Laura Sarabia. Finalmente, también habló con un familiar sobre el hallazgo de los niños perdidos en la selva del Guaviare.


Las horas antes de la muerte del Teniente Coronel Òscar Dávila, quien era el coordinador de protección anticipativa de la Presidencia de la República, darían pistas de su misteriosa muerte el viernes 9 de junio.


El coronel Dávila, además de coordinar la avanzada de seguridad del presidente Gustavo Petro también era el encargado de liderar la oficina de seguridad que tiene la Casa de Nariño en el piso 13 de un edificio de la Dian ubicado a cuadra y media de la Presidencia. En esa oficina, presuntamente se realizaron las copias espejo de los celulares de las dos exempleadas de la exjefe de Gabinete, Laura Sarabia.



Por esa razón fue que el coronel Dávila le había enviado –168 horas antes de su muerte–, una carta a la Fiscalía para colaborar con la investigación sobre las chuzadas a las dos exempleadas de Sarabia, que había denunciado el robo de un dinero en efectivo que estaba en su casa.


A la presión que tenía por este caso atribuyen su presunto suicidio; sin embargo, el oficial –dicen quienes lo vieron y hablaron con él antes de morir–, nunca mostró señales que indicaran que podría atentar contra su propia vida.


En las últimas horas, se conoció que una de las últimas personas con las que el oficial tuvo contacto fue el abogado Miguel Ángel del Río, con el que se reunió un día antes de su muerte, es decir, el jueves 8 de junio, para contratar sus servicios y definir el pago de sus honorarios.


De acuerdo con información revelada por La W radio, aunque el abogado solicitó, inicialmente, entre $300 y $500 millones por asumir el caso, finalmente las partes acordaron un pago de $50 millones, muy inferior a las pretensiones del abogado. Inicialmente, el uniformado pagaría $30 millones en un primer desembolso y los $20 millones restantes los entregaría semanas después.


Ya el viernes 9, el oficial le hizo saber al abogado, a través de un intermediario, que ya tenía los primeros 30 millones del pago, pero que no se los consignaría a ninguna cuenta, sino que prefería entregarlos en efectivo.


Horas después, sobre las 4:00 de la tarde, el intermediario, que era un investigador, le comunicó al abogado que el coronel Dávila ya tenía los otros 20 millones para pagar por adelantado la totalidad de los honorarios pactados.


“El oficial fue a buscar al investigador a una reunión en la que estaba. Llegó hasta allí transportándose en el mismo carro en el que murió, acompañado del conductor/escolta que fue la última persona que lo vio vivo, y entregó el dinero”, conoció la emisora.


La conversación con una periodista


Minutos después de pagar los honorarios para que Miguel Ángel del Río lo representara, el coronel Dávila recibió una llamada de la periodista de Cambio Sylvia Charry.

De acuerdo con el medio, la periodista llamó al coronel a las 4:17 de la tarde del viernes para consultarle su posible relación con el tema de las chuzadas a las exempleadas de Laura Sarabia.


En concreto, la periodista le dijo que quería saber si conocía la versión que circulaba de que él, junto al coronel Carlos Feria –de Casa Militar– y con la ayuda del coronel Marcel Ricardo Villarte, jefe del área contra la delincuencia organizada de la Dijín, habían pedido que se incluyeran los números telefónicos de Marelbys Meza y Fabiola Perea en una lista del Clan del Golfo para poderlos interceptar.


Ante la inquietud de la comunicadora, el oficial le reiteró en varias oportunidades que no se podía pronunciar al respecto y en una de sus respuestas sostuvo que si decía algo “me acaban”.


La periodista dejó de insistir y colgaron; no obstante, Dávila le devolvió la llamada minutos antes de su fallecimiento, a las 6:13 de la tarde. Ella no pudo contestarle para saber qué quería decirle. Luego, ella le escribió un mensaje por WhatsApp a las 6:48 p.m., pero para ese momento el teniente coronel estaba próximo a morir.


La llamada a un familiar sobre niños rescatados de la selva


Entre tanto, también se conoció que, pasadas las 6:48 de la tarde, el coronel Dávila también habló con otra persona antes de morir. El oficial llamó a una familiar para contarle, en un tono muy alegre, que habían encontrado a los cuatro hermanos que estaban desaparecidos en la selva del Guaviare.


“Cinco minutos después de esa llamada, ese mismo familiar recibe una nueva llamada de la esposa del coronel diciéndole llorando que el conductor le acababa de llamar a decirle que el coronel se había suicidado”.


Antes de morir, el coronel le había pedido a su conductor que se bajara a comprarle una botella con agua. El hombre detuvo el vehículo en una vía de la localidad de Teusaquillo, se bajó a cumplir el pedido del oficial, pero cuando llegó lo encontró muerto. El coronel Dávila habría usado el arma de dotación de su acompañante para quitarse la vida al interior del vehículo.


Las honras fúnebres del oficial se llevaron a cabo el pasado domingo 11 de junio en el centro religioso de la Policía. Al oficio religioso asistieron el presidente Gustavo Petro, y el director de la Policía, general William Salamanca.


Aún se esperan los resultados de la necropsia del cuerpo. El informe forense, al parecer, no podría concluir si se trató o no de un suicidio. La Fiscalía anunció, entre tanto, es que solo hasta la otra semana dará a conocer los resultados de la investigación alrededor de este hecho y que adelantada por un equipo especializado de fiscales e investigadores.



9 visualizaciones

Comments


bottom of page